dijous, 16 d’agost de 2018

Los nuevos excluidos


Entre los usuarios que atendemos en Servicios Sociales, acuden muchas personas en situación de desempleo, con empleos precarios, trabajando en la economía sumergida, con contratos ilegales y abusivos, y también personas que trabajan y compaginan varios empleos, pero no logran superar su situación de pobreza. Estamos observando el surgimiento de nuevos perfiles de usuario y de nuevas formas de pobreza y exclusión. Las madres de familia latinoamericanas que recibimos a diario suelen tener empleos precarios y mal remunerados, en el servicio doméstico, con condiciones ilegales o abusivas.

Estamos ante un nuevo perfil de pobreza, trabajadores precarios, trabajadores pobres, empleados en situación de explotación laboral, personas que a pesar de trabajar no logran superar los 684 euros del umbral de la pobreza (AROPE 2017).

Tradicionalmente, cuando se hablaba de situaciones de riesgo o de exclusión social, solíamos hallarnos ante personas sin hogar, migrantes recién llegados al país sin empleo ni recursos o familias con problemática múltiple (en las que concurren problemas de adicciones, discapacidad, trastorno mental, delincuencia, internamiento en prision, residencia en asentamientos chabolistas o infravivienda, u otros).

Hoy en día han surgido nuevas formas de pobreza y de exclusión social. Trabajadores mayores de 45 años que han sido expulsados del mercado laboral y padecen un desempleo de años, sin ser llamados para entrevista alguna. Jóvenes que no logran acceder a su primer empleo o únicamente obtienen empleos precarios y mal remunerados. Trabajadores precarios de cualquier edad, que encadenan contratos de días e incluso de horas. Trabajadores pobres, personas que pese a tener un empleo, no logran salir de la situación de pobreza. Mujeres con cargas familiares no compartidas, sobre todo mujeres migrantes de países pobres, que suelen padecer malas condiciones de trabajo, bajos salarios, precariedad, explotación y abusos laborales.

El sociólogo José Félix Tezanos, en varias de sus obras, advierte que nos encontramos ante una grave segmentación y polarización del mercado laboral. Por un lado, los puestos estables y bien remunerados para un sector de la sociedad, y por otro lado, los puestos precarios, mal remunerados, que condenan a la pobreza a miles de personas. Estas personas pasan a constituir infraclases, que cada vez son más diversas y numerosas, y en las que cada vez caen más ciudadanos.

También nos hallamos ante miles de personas directamente expulsadas del mercado laboral, especialmente el colectivo de trabajadores mayores de 45 años. Las prácticas actuales de contratación de personal incluyen un sesgo por edad, no se cita para una entrevista a los mayores de 45 años. En muchas empresas un robot o algoritmo realiza una primera selección de currículos, por lo que el CV de la persona mayor de 45 años no llega a ser leído por ningún profesional de Recursos Humanos. Muchos demandantes de empleo refieren que su oferta ha sido descartada en cuestión de segundos tras haber sido remitida a la plataforma informática de candidatos, ya que no ha pasado la primera criba por edad, y es descartada de forma automática. Los profesionales mayores de 45 años son plenamente capaces de desarrollar una actividad laboral, y tienen en muchos casos formación y experiencia, y les quedan 20 años de trayectoria profesional por delante antes de alcanzar la edad de jubilación, pero las empresas los rechazan sin darles siquiera la oportunidad de defender su candidatura en una entrevista. Simplemente, se da por hecho que son mayores y obsoletos, que no van a tener energía, dinamismo o conocimientos de nuevas tecnologías, o que van a demandar salarios más elevados. Según el Informe Estatal del Mercado de Trabajo de los Mayores de 45 años (SEPE), emitido en 2017 con datos referidos a 2016, el 48,44% de los desempleados en España son mayores 45 años, y esta cifra va subiendo año a año. A estos datos habría que sumar la gente que no se apunta al paro porque se desanima tras largos años de búsqueda infructuosa de empleo.

En lo que se refiere a los jóvenes, muchas veces no logran acceder a un empleo de calidad, permaneciendo durante años en puestos precarios y mal remunerados. El Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud denuncia que el 92,4% de las contrataciones de menores de 30 años son temporales y que sólo el 20% de los menores de 29 está emancipado. Para alquilar una vivienda tendrían que emplear el 85% de su sueldo. Casi la mitad de los jóvenes tiene un empleo de cualificación inferior a la que posee, y cuatro de cada diez está en riesgo de pobreza. Esta situación impide a los jóvenes desarrollar su propio proyecto de vida y formar su propia familia.

Las mujeres solas con varios hijos a cargo ven acumularse los factores de riesgo de pobreza, sumando a todo lo anterior (precariedad, bajos salarios, explotación), los factores específicos que les afectan a ellas, especialmente a las migrantes de países en vías de desarrollo. Las mujeres sufren más dificultades para el acceso a un empleo de calidad que los trabajadores de sexo masculino. Las trabajadoras desempleadas que llevan dos o más años en las listas del SEPE superan en 200.000 a los hombres. Cuando estas trabajadoras encuentran trabajo, un tercio se ve en la necesidad de aceptar un empleo a tiempo parcial. Suelen encontrar empleo en el sector de los cuidados, sobre todo en la economía informal, lo cual aumenta la precariedad y vulnerabilidad de estas trabajadoras.

Muchos trabajadores ven transcurrir su carrera profesional entre empleos precarios y temporadas de desempleo. Con el transcurso de los años y la obtención de experiencia, esta situación laboral no mejora. El sindicato Comisiones Obreras ha denunciado que la tasa de precariedad española casi duplica la tasa europea. El empleo que se crea sigue siendo de mala calidad.

Además del drama humano, estos datos inciden también en las arcas públicas (más gasto público por prestaciones de desempleo, menos ingresos por cotizaciones e IRPF y más dificultades para la sostenibilidad de las pensiones al reducirse el número de cotizantes y las cuantías de las cotizaciones).

Esto no es un problema coyuntural con previsión de resolverse a medio plazo con la recuperación económica. Las nuevas estructuras económicas y sociales han dado lugar a una situación que ya no es coyuntural sino estructural. La precariedad y los bajos salarios han llegado para quedarse, ya que forman parte del nuevo paradigma económico (maximizar los beneficios y la competitividad de las empresas, y reducir los gastos de personal aumentando la flexibilidad en el empleo y abaratando el despido). Esto, traducido a la vida diaria de los trabajadores, supone precariedad, bajos salarios y masas crecientes de trabajadores pobres.

El neoliberalismo y la globalización están reduciendo la autonomía de los Estados para establecer sus propias políticas, cediendo todo el poder a los grandes entramados económico-financieros. Ante la falta de libertad de los Gobiernos, y las coacciones (más o menos veladas), finalmente terminan por ceder a la presión, ante el temor de sufrir un castigo internacional (expulsión de entidades o agrupaciones supranacionales, supresión de ayudas, etc). Los mercados financieros internacionales gobiernan las políticas y las economías nacionales.

Nos encontramos ante economías del primer mundo, cuyas cifras de crecimiento son positivas y que sin embargo, cada vez tienen cifras más elevadas de desigualdad y pobreza. Las causas de este problema no son coyunturales sino estructurales. Es el propio sistema productivo, empresarial, económico, financiero, laboral y social el que genera estas situaciones de pobreza y exclusión.

Es necesario recuperar políticas que permitan combinar el crecimiento con la protección social. De lo contrario, nos encontraremos ante una sociedad con grandes masas empobrecidas y graves conflictos sociales. Las consecuencias pueden afectar a diversos ámbitos de nuestro entramado económico y social: menos cotizaciones a la Seguridad Social, dificultades para el sostén de las pensiones actuales y futuras, menos ingresos públicos en concepto de IRPF, disminución de la demanda y del consumo de bienes y servicios, potencial cierre de empresas por la disminución de la demanda, empobrecimiento general de la sociedad. Se trata de un problema social que puede lastrar el desarrollo de nuestras sociedades durante décadas.

Fuente:Medium. Carmen Alemany Panadero. Los nuevos excluidos


diumenge, 29 de juliol de 2018

Subsidi persones aturades +55, el TC anul·la requisit de rendes familiars del PP, però calen més mesures





El subsidi per les persones aturades de més edat (+52), es va establir fa dècades amb la intenció de què les persones que acreditaven tots els requisits per jubilar-se, excepte l'edat, tinguessin una renda econòmica. L'objectiu era proporcionar ajudar a persones aturades amb dificultats per tornar a trobar feina, més enllà dels 50 anys. Aquest subsidi a més, cotitzava per a la pensió de jubilació.

Els requisits principals van ser, estar a l'atur, tenir més de 52 anys, haver esgotat una prestació contributiva o altre subsidi per atur, haver cotitzat un mínim de sis anys al llarg de la vida laboral i no tenir rendes mensuals superiors al 75% del (SMISalari Mínim Interprofessional  en l'àmbit personal, a més que acreditar tots els requisits per jubilar-se, excepte l'edat.

El Reial decret-Llei (R.D.) de 15 de març de 2013 del Partir Popular (PP), "sobre mesures per afavorir la continuïtat de la vida laboral dels treballadors de més edat i promoure l'envelliment actiu", va endurir molt les condicions d'accés a l'esmenat subsidi, entre les quals, la de rendes que van passar de ser a l'àmbit familiar en lloc del personal, així si a la unitat familiar els ingressos superaven el 75% de l'SMI (1.060 euros, quan la persona aturada hi era a la unitat familiar només amb altra), es perdria el dret a percebre'l.

El passat 7 de juliol, es va publicar al Butlletí oficial de l'Estat (BOE), la sentència del Tribunal Constitucional (TC), que declara inconstitucionals i nul·les diverses disposicions de l'esmenat R.D., anul·lant el requisit de rendes familiars, pel que ara només es tenen en compte les rendes personal. La sentència va ser promoguda arran d'un recurs, presentat per més de cinquanta diputats del Grup Parlamentari Socialista.

La disposició legal R.D. del 2013, com ja hem dit a més d'aquesta de rendes, va endurir molt les condicions d'accés. Primer va reduir considerablement les persones beneficiàries, elevant l'edat d'accés dels 52 als 55 anys, en segon llocs va introduir la jubilació forçosa a 61 anys, per les persones que cobressin aquest subsidi en lloc d'esperar fins a l'edat legal de jubilació, com abans de 2013. Tercer la base de cotització va passar del 125% de l'SMI al 100% d'aquest.

L'anticipació de la jubilació comporta forts coeficients reductors, donant com a resultat una pensió d'absoluta misèria. Les repercussions són més forts per a qui se li va denegar l'accés al subsidi, sobre la base del criteri de suficiència de rendes. Motiu pel qual Miguel Arenas, advocat del Col·lectiu Ronda, aconsella que a les persones que, en els últims 12 mesos, li van suspendre el dret a percebre'l, pel fet que la seva familiar superés el nivell d'ingressos, demanin immediatament la rehabilitació del seu dret. Quan aquesta retirada es va produir fa més de 12 mesos, es pot tornar a sol·licitar, això si amb la data del nou reconeixement. 

Per Assat50, és una bona notícia, ja que a partir d'ara (8 de Juliol) com hem vist, es computen només els ingressos del sol·licitant en lloc dels de la seva unitat familiar, però no és suficient. La reforma del PP ha tingut efectes devastadors per a un col·lectiu nombrós i enfrontat a una situació especialment difícil, persones que en molts casos, es troben en una situació propera a l'exclusió social, i a les quals se'ls va privar d'uns recursos merament pal·liatius (426 euros més), que encara i així són de vital importància per a la seva subsistència. Pel que demanen:

• Que l'edat d'accés torni a ser en 52 anys,
• Que com a mínim es cotitzi a la Seguretat Social pel 125% de l'SMI
• Que s'elimini la jubilació forçosa a 61 anys

Sembla que el Govern del PSOE està estudiants aquests aspectes, també el sindicat UGT ho està reclamant.

Calen a més mesures per fomentar l'ocupació del col·lectiu, com poden ser accions de sensibilització per la no discriminació laboral per edat i pel valor de l'experiència i el talent. Segons dades l'Enquesta de Població Activa el 2017 hi ha 539.000 persones de més de 55 a l'atur, un 13,7% del total de l'atur. Un recent estudi del sindicat UGT, asenyala que l'atur del col·lectiu +55, va augmentar un 293% entre 2007 (2.129.547 van ser el total de persones a l'atur) i finals de 2017 (total a l'atur 3.766.700). Al començament de la crisi, en 2007 la taxa d'atur a Espanya era igual a la de França (8,4%), més baixa que a Alamània (8,7%).

És necessària també una major dotació pressupostària per les polítiques actives d'ocupació. A Espanya aquesta dotació és entorn del 0,5% del PIB, quan a països amb índexs d'atur molt més baixos, és més alta, Dinamarca (1,81% del PIB), Holanda (0,84% del PIB), o Alemanya (0,64% del PIB), Però, principalment cal que aquestes mesures siguin eficaces (les actuals no donen els resultats esperats), especialment pel que fa a l'atur de llarga durada, patit per persones de més de 45 anys. Aquestes han de contemplar l'avaluació de l'eficiència dels programes d'inserció.

El punt negre de la recuperació econòmica és l'atur, si no creixen els salaris i no es redueix la proporció de contractació temps parcial i les jornades reduïdes, l'increment de la riquesa no es correspon al seu repartiment, pel que no es redueix la pobresa laboral segons l'Organització internacional del Treball (OIT).

Si voleu saber més, cliqueu a:








Maria Hilda LOPEZ PEREZ
Presidenta Assat50
 

dilluns, 2 de juliol de 2018

Assat50 va llegir el manifest en favor refugiats, el 25 de Juny a l'Acollidora








Com cada darrer dilluns de mes, l'Espai de Ciutadania va convocar una concentració davant de l'Acollidora a favor de les persones refugiades. En l'acte es va poder escoltar El cant dels ocellsv(interpretat per un alumne de Escola Municipal de Musica i Centre d' Arts Hospitalet (EMMCA)), la lectura d'un manifest (aquesta vegada escrit i llegit Assat50), i un poema de Joana Raspall.

dilluns, 18 de juny de 2018

Assat50 Teatre, va interpretar ahir al Joventut "De la Felicitat"


Ahir a la sala B del teatre Joventut, Assat50 Teatre, amb la col.laboracio d'EMMCA ('Escola de Música-Centre de les Arts) va interpretar "De la Felicitat"

La felicitat va ser essencial en el sorgiment de l'ètica en l'antiga Grècia. Els filòsofs van trobar respostes molt diferents. L'hedonisme pren com ben suprem el plaer, i enfoca la seva vida en la cerca d'aquesta i la fugida del dolor. Es tracta d'una percepció utilitarista de la vida: La meva felicitat serà el resultat de la suma de moments plaents menys els moments dolorosos.

El Diccionari de la Reial Acadèmia Espanyola, defineix felicitat, com:
  • Estat de grata satisfacció espiritual i física.
  • Persona, situació, objecte o conjunt d'ells que contribueixen a fer feliç. La meva família és la meva felicitat.
Veure definició a Wikipedia, clicant aquí

dissabte, 2 de juny de 2018

Reducir el paro y mejorar los salarios deben ser prioridades para el nuevo gobierno



Según un reciente informa del Sindicato UGT, las personas mayores de 55 años han sido las que más han sufrido las consecuencias de las reformas laborales de 2010 y 2012, según pone de relieve un informe de que refleja cómo este colectivo ha sufrido con mayor dureza el desempleo y la precariedad.

El informe, titulado 'Mayores de 55 años en el mercado detrabajo español', muestra cómo, por un lado, este colectivo ha tenido que aceptar subempleos, temporales y parciales; muchos de ellos han sido golpeados por el desempleo y por el paro de larga duración; y han visto cómo su pensión se ha reducido año a año.

Paralelamente a este, según un informa del otoño pasado la Comisión Europea en su visión sobre la situación económica en la Unión, la recuperación económica se consolida. Lo que es una buena noticia. No obstante califica este crecimiento: «incompleto» y «atípico», al no venir acompañado de un crecimiento paralelo de los salarios. Especialmente en los países mediterráneos; entre los que esta España. Algo que no debería sorprender después de proponer durante años reformas laborales que inevitablemente implicaban contención, cuando no caída, de salarios.

dimecres, 30 de maig de 2018

Paises con la tasa de empleo mas altas personas mayores de 55 años


La tasa de empleo de las personas de entre 55 y 64 años si bien ha ido mejorando de manera sustancial en los últimos años, esta se encuentra en la parte baja de la table entre los países de la Unión Europea (UE).


El aumento de la participación del grupo de población de 55 a 64 años en el mercado laboral es un objetivo en la (UE), a fin de lograr una elevada tasa de empleo para el conjunto de los trabajadores. Durante los últimas años, esta tasa de empleo ha ido creciendo constantemente en los países de la Unión Europea, pasando de una media del 50,1% en 2013 a un 57,1%, según recoge un análisis del Instituto de Estudios Económicos (IEE) a partir de datos de Eurostat.

Suecia cuenta con la mayor cifra de empleo entre los trabajadores de edad más avanzada con un 76.4%, en segundo lugar está Alemania con un 70,1%. Dinamarca y Estonia superan el 68%, al tiempo que los Países Bajos están cerca del 66% y el Reino Unido alcanza un 64%. En España, la tasa de empleo de las personas entre 55 y 64 años ha mejorado sustancialmente en los últimos años. En 2013 llegábamos a un 43,2% y estamos en un 50,5% en 2017. No obstante, en 2015 estábamos en la dieciochoava posición del total de los 28 países, actualmente esta ha bajado al veinteavo lugar.