dimarts, 31 de maig de 2016

La dificil tarea de crear empleo




El mercado laboral español con más de cuatro millones de parados, es un drama en cuanto a desempleo y precariedad laboral. Desde finales de los años setenta del siglo pasado, la tasa de paro ha estado entre un cinco y un diez por ciento por encima no sólo de la de los países europeos más desarrollados, sino también de la de muchos países del tercer mundo.

Para el Profesor Vicenç Navarro, una manera eficiente de estimular la economía, es aumentar del gasto público en transferencias y en servicios públicos. Sobre los últimos se refiere a servicios como sanidad, educación y servicios sociales, los servicios de dependencia y las escuelas de infancia (aquí mal llamadas guarderías). En España, la escasa sensibilidad hacia esta política expansiva, hace que el porcentaje de la población que trabaja en tales servicios (9%) sea la más baja, en comparación con el 15% que es el promedio de la UE-15, y un 25% en Suecia. Este país salió de la recesión y de la crisis bancaria de principios de los años noventa, a costa de incremento del gasto público en servicios. Aquí las medidas de reducir el empleo público, y de restringir la expansión del gasto público (no contribuyendo, por ejemplo, a la financiación de los servicios de dependencia en la parte del gasto que le corresponde por ley –paga menos de la tercera parte de lo que le corresponde-), van en contra de la creación de empleo.



El profesor del IESE, Sandalio Gómez,  propone aplicar las buenas prácticas europeas para reducir el paro en España, entre ella cita:

  • Fondo de ahorro. En Austria, las empresas aportan cada mes a un fondo el 1,53% del salario bruto del empleado, como si fuera un salario diferido. El trabajador puede mantener ese fondo de ahorro aunque cambie de empleo, que el Estado incentiva como complemento a las pensiones públicas.
  • Flexiseguridad. En Dinamarca tampoco existen las indemnizaciones por despido. En el caso danés, se ha optado por el modelo conocido como flexiseguridad que se basa en tres pilares: flexibilidad en la contratación y en la organización del trabajo, alta protección social para los desempleados y fomento de políticas muy activas de empleo y de reinserción laboral.
  • El contrato a tiempo parcial. En Holanda el 50% de los contratos son a jornada parcial, lo que favorece aspectos como la conciliación familiar y laboral, la incorporación de la mujer al mercado laboral y el aumento de la productividad y la formación al desempleo.
  • Alemania ha apostado por una serie de medidas enfocadas a reducir el desempleo, conformación intensiva para personas desempleadas y sanciones para quienes no se involucren en la búsqueda activa de trabajo. El Estado alemán, a su vez, ha impulsado planes para generar empleo: los minijobs y midijobs, ayudas a la transformación en autónomos, subvenciones a las contrataciones de mayores de 55 años y el empeño en la formación dual, en la que las empresas se implican en la formación y selección de los trabajadores más jóvenes.

Sandalio Gómez, insiste en la necesidad de un cambio cultural en el sentido de que, “Las indemnizaciones tienden a desaparecer en los países europeos, donde se desarrollan auténticas políticas activas de empleo", se buscan suplementos privados al sistema público de pensiones y hay un impulso verdadero de la Formación.

Por otro lado el Catedrático de la Universidad Ramón Llull, Santiago Niño Becerra, cree que aquí flexibilizar el mercado de trabajo no hace que aumente la demanda de empleo. Esto solo ha servido para precarizar el empleo y que salarios sean más bajos.

Otra idea para el fomentar el empleo, es premiar a las empresas que lo crean (pagar menos impuestos, etc.), y  penalizar a las que no lo creen. También hay que promover la creación de sociedades cooperativas, e implicar la participación de los trabajadores en los aspectos positivos de una empresa (beneficios), de manera que no solo se les pida sacrificios cuando hay pérdidas. Otra cuestión imprescindible es la lucha contra el fraude fiscal y el empleo en “negro”.

Para reducir el paro, es necesario estimular la economía. Cuando se tiene mayor poder adquisitivo el gasto en bienes y servicios se incrementa, lo que hace necesario producir más, y las cotas de empleo son más altas. Se ha demostrado, que las políticas de austeridad y de recortes,  no sirven para reducir el paro, y menos para estimular la economía.

Aunque los últimos datos son que el paro se reduce, hay mucha precariedad laboral. Según la encuesta de condiciones de vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), publicada hace unos días, un 28,6% de los españoles está en riesgo de pobreza y exclusión social, la renta media de los hogares se redujo un 0,2%. Por ello además de aplicar políticas que generen empleo de manera activa, hay que pensar en una Renta Básica, ya que a falta de empleo, o bien si este es muy precario, las personas deben contar con lo necesario para una vida digna con capacidad adquisitiva, para estimular la economía.

Hay que tener en cuenta también, que el mercado laboral ha cambiado, se acaba el trabajo para “toda la vida”, mucho del trabajo va a ser “freelance”, también las jornadas laborales se reducen, etc.

Para el gobierno que gane las elecciones del 26J, el principal reto debería ser dar soluciones al problema, reducir el paro es vital para reactivar la economía. Las políticas de empleo deben tener en cuenta a los grupos más vulnerables ((empleo juvenil, y paro de larga duración (donde están las personas mayores de 45 años)), es necesario tener en cuenta la situación de cada colectivo. El paro no solo es por causas estrictamente económicas: la mayor parte del paro es estructural, es decir, es consecuencia de leyes que lo han provocado, de instituciones que lo han impulsado, de malas prácticas que lo mantienen y por un sistema educativo que lo empeora. Para evitar quedar descolgada del primer mundo, España necesita hacer reformas profundas, tanto en el mercado de trabajo y las leyes que lo regulan, y en el sistema educativo.

Nos gustaría mucho que las futuras políticas mejorasen los datos de paro, y con empleo digno, pero no parece que esto vaya a ser fácil

Maria Hilda Lopez Perez
Presidenta Assat50

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada