dissabte, 30 de maig de 2015

La protección por desempleo esta en el nivel más bajo desde 2001





El número de personas desempleadas se ha reducido, pero a su vez la tasa de cobertura ha caído al 55,7%, su nivel más bajo desde octubre de 2001, según los datos del Ministerio de Empleo, que corresponden al pasado mes de febrero.

En febrero el número de personas beneficiarias de algún tipo de prestación era de2.372.615 personas. Un descenso del 13,7% con respecto al mismo mes de 2014. Las que más han caído son las prestaciones contributivas, las de mayor cuantía, se han reducido en un 22,6%, por el paro de larga duración y por la vuelta al empleo de parte de sus beneficiarios. Así, las prestaciones contributivas solo suponen ya el 40,8% del total, mientras que las asistenciales son el 59,2%.

No solo hay menos beneficiarios, el gasto medio es de 811,8 euros al mes, incluidas las cotizaciones a la Seguridad Social. Eso supone un descenso del 4,7% en un año y del 11,4% en dos años. En el menor gasto influye también el recorte de las prestaciones contributivas aprobado por el Gobierno.

Con menos prestaciones y menos gasto por beneficiario, el recorte del gasto total en prestaciones es del 17,8%, hasta 1.881,7 millones de euros, la cifra más baja de los últimos años.

El porcentaje de cobertura ha caído del 63,25% al 55,72% en solo dos años. Llegó a situarse en el 80,88% en la fase más aguda de la crisis. La tasa de cobertura mide el número de parados que cobran la prestación, en relación con el volumen total de personas desocupadas inscritas en las listas del paro que han tenido un empleo anterior. Además hay otras 382.234 personas desempleadas que no tienen cobertura, son los que no han logrado aún su primer empleo.

El trabajo es un Instrumento que contribuye a la satisfacción de las necesidades,  incide en la generación de riqueza, y de bienestar,  permite el desarrollo personal y profesional, entre otras. La falta de empleo y el recorte en prestaciones, hace que  no se puedan cubrir las necesidades más básicas (alimentos, vivienda, etc.), aumenta el riesgo de depresión y afecta a la salud en general, etc.

El gobierno debe destinar todos esfuerzos y recursos para generar empleo, a la vez se debe fortalecer el sistema público de protección por desempleo, para evitar que las personas desempleadas, principales victimas de la crisis caigan en la exclusión y en la marginación social.

Maria Hilda LOPEZ
Presidenta Assat50

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada