dilluns, 7 de novembre de 2016

Lo primero que debería hacer el nuevo gobierno es poner medidas para crear empleo digno





Después de casi un año con un gobierno en funciones, parece que el nuevo gobierno no va a hacer mucho para crear empleo.

Las principales prioridades (6 medidas) que el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha destacado tras la primera reunión del Consejo de Ministros, (ninguna para crear empleo), son:
  • Presupuestos y techo de gasto, en base a requerimientos europeos
  • Pacto de Toledo y diálogo social.
  • Financiación autonómica y conferencia de presidentes
  • Retocar la Lomce y nuevo pacto
  • Ratificar el acuerdo del cambio climático
  • Nuevo fiscal general del Estado
Si bien la medida sobre el Pacto de Toledo y diálogo social, es necesaria para el futuro de las pensiones. El nuevo gobierno no le da ninguna prioridad a generar empleo, lo que no se entiende, cuando España es el segundo país con más paro de la Comunidad Europea, por detrás solo está Grecia.


Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre 2016, el 30 de Septiembre la tasa de paro era del 18,91%, y 4.320.800 el número de personas desempleadas. Por otro lado si bien se reduce el paro, el empleo que se crea es muy precario (jornadas reducidas, contratos temporales de hasta horas y días, sueldos bajos), por ello creemos que una de las primeras medida debería ser para crear empleo.


Lo más urgente para crear empleo digno es evitar que se destruya el que hay, la reforma laboral no ha acabado con los principales problemas del mercado de trabajo español, por lo debería dejarse sin efecto. Se necesita con urgencia un plan de choque que genere empleo decente.

Para fomentar la creación de empleo hay que promover la inversión, la mayoría de las empresas en España son pequeñas y medianas. Las altas cuotas sociales y la alta presión fiscal, hacen que las que consiguen salir adelante, sea de forma débil y lenta. La administración, debería ayudarlas, sobre todo en la primera fase, las cotizaciones a la seguridad social y la recaudación fiscal debería ser en función de la facturación, y durante el espacio de tiempo necesario. Un sistema de tarifas "low cost" ayudaría a consolidar muchos negocios,  y a reducir la economía sumergida. Estas medidas deberían hacerse de manera personalizada para cada empresa, incluidos los autónomos. Además habría que aplicar otras medidas como facilitar y simplificar los mecanismos para la creación de nuevas empresas, y favorecer la inversión.

Establecer un % del presupuesto de gastos para la Innovación y revisión de procesos. Mejorar del crédito para facilitar la inversión, cuidando al máximo los tipos de interés que se ofrecen a las pymes, como principales generadoras de empleo, ayudas a las empresas para la contratación (bonificaciones, etc.), establecer planes de desarrollo del talento de los trabajadores, estas entre otras medidas seguro serían útiles para crear puestos de trabajo.

Por otro lado el Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE), o bien el SOC en Catalunya, no facilitan mucho la intermediación laboral, solo encuentran trabajo el 4% de las personas inscritas, se limitan mayoritariamente a registrarlas. Hay que mejorar estos servicios, para que las empresas confíen en ellos.

Otra medida debería ser promover el trabajo decente (salario digno, empleo fijo, jornadas de completas), lo que a su vez permitiría retener a los trabajadores y  aumentar la productividad. Esto podría ser, estableciendo un código de buenas prácticas retributivas, y una clara política de responsabilidad social corporativa. El resultado sería un mejor nivel de vida, se estimularía el gasto y el consumo, derivando en un aumento de la producción de bienes y servicios, y recíprocamente en la generación de empleo.

Mientras que los niveles de trabajo decente no mejoren, son necesarias políticas pasivas (subsidios, prestaciones, renta Básica, etc.), ligadas a una búsqueda activa de empleo. Debe haber una prestación mínima de ingresos (mínimo igual al Salario Mínimo Interprofesional), para paliar situaciones de precariedad, a la vez que muchas personas estén en riesgo de exclusión social. Las actuales prestaciones son insuficientes, con la reforma laboral el subsidio para mayores de 52 años (426 euros mes), pasó a ser para mayores de 55, y entre otros con requisitos de ingresos a nivel familiar, lo que hace difícil que muchas personas en desempleo lo cobren.

Recientemente la Comisión Europea, a través de la conferencia «Reforzar la coordinación de los servicios sociales y de empleo en España: experiencias y nuevas oportunidades", expertos sobre el tema en Bruselas han debatido, cómo conseguir una asistencia a las personas solicitantes de empleo en España más eficaz. Entre las conclusiones está, que  el sistema educativo de la población española, no está preparado para hacer frente a las nuevas demandas de trabajo de las empresas. La necesidad de una mejor coordinación entre los servicios de empleo y los servicios sociales. Asimismo, cree que la capacidad redistributiva tiene que ser una "prioridad" para el nuevo Gobierno, que debe intervenir en la creación de las políticas sociales para lograr "una mayor cohesión social y equidad en todo el país".

Ningún país con altos niveles de paro, puede progresar, ni mejorar su economía y el nivel social. El paro es una lacra, al que hay que dar solución.

La creación de empleo digno, debería ser una prioridad para el nuevo gobierno.

Maria Hilda LOPEZ
Junta Assat50



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada